Sitio dedicado a los proyectos fotográficos de la Oficina Cultural de España en México

exposición

Este miércoles César Ordóñez inaugura “Tokio íntimo” en la Galería Patricia Conde

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Galería Patricia Conde presenta primera vez en México la obra del fotógrafo catalán César Ordóñez, con una muestra que engloba sus trabajos realizados en Tokio desde 2007 hasta 2010. La exposición plantea una reflexión sobre el concepto de intimidad, entendiéndola como el ámbito privado de cada persona tanto desde un punto de vista físico como emocional. Japón aparece como el escenario de estos acontecimientos que atañen al interior del individuo:

“Viviendo en la megalópolis experimenté un grado de intimidad inimaginable para mí, algo que todavía hoy no deja de sorprenderme: mi espacio íntimo se mantuvo intacto los meses que pasé allí”

Si pensamos en Tokio, seguramente nos vienen a la mente imágenes de multitudes caóticas cruzando las calles bajo la atronadora presencia de pantallas de video gigantes, rascacielos con intermitentes luces rojas y trenes atestados de jóvenes llenos de color. Pero hay también otra realidad que pasa desapercibida a simple vista, donde el silencio, la tranquilidad y el respeto por los demás están presentes siempre. Esa realidad paralela es la que César Ordóñez ha logrado captar con su cámara.

La inauguración a puerta abiertas está prevista para mañana miércoles 14 de marzo a las 19 hrs., en la calle Lafontaine 73, en la Colonia Polanco de la Ciudad de México.

 


“Epifanía” de Ana Fernández se presentó en el Festival Internacional de las Artes de Costa Rica

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde 1989 el Ministerio de Cultura y Juventud y el Teatro Nacional de Costa Rica organizan el Festival Internacional de las Artes, que a lo largo de diez días inunda plazas, teatros, espacios y museos de la capital. Este año hemos tenido el honor de participar con la muestra “Epifanía” de Ana Fernández, que se presenta hasta finales de este mes en la Sala 5 de la Galería Nacional.


La exposición “Un horizonte falso” de Alberto García-Álix se inaugura este viernes en Oaxaca

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Curada por Nicolás Combarro, esta muestra reúne una selección de los mejores trabajos de la obra de Alberto García-Álix desde 1987 hasta 2010. Fotógrafo exponente de la llamada Movida madrileña durante la transición española, y Premio Nacional de Fotografía en 1999, es especialemnete conocido y destacado por sus retratos de personajes que habitan los márgenes de la sociedad como sus series dedicadas a yonquis, moteros, prostitutas o artistas del porno.

La exposición traza una fina línea a través de distintos momentos de su obra. Fotógrafo de renombre internacional, siempre se ha distinguido por poseer una mirada directa y narrativa que con el tiempo se ha ido impregnando de tintes abstractos y poéticos. A través de las piezas de esta muestra el artista nos permite intuir el valor que otorga a la fotografía, un “poderoso medium” entre dos mundos: presencia y ausencia. Un horizonte falso que separa la realidad de la representación, la naturaleza de la abstracción. García-Alix nos conduce de un lado a otro de su ambiguo universo donde las personas se convierten en personajes y los paisajes en escenarios de un relato, el suyo, que discurre en paralelo a su vida.

Les invitamos a conocer y disfrutar este proyecto en compañía del curador y el artista, este viernes 24 de febrero en el recorrido que han organizado el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo y Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca:

18:00 Hrs.

Presentación de la obra en video De donde no se vuelve, en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca

19:00 Hrs.

Inauguración de la exposición Un horizonte falso, en el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo.

Del 27 al 29 de este mes impartirán además un Taller de fotografía en el Centro de las Artes de San Agustín Etla.


Este jueves se inaugura “Develando el mundo de Luis Buñuel” de Héctor García y Alberto Gironella

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Si me dijeran: te quedan veinte años de vida, ¿qué te gustaría hacer durante las veinticuatro horas de cada uno de los días que vas a vivir?, yo respondería: dadme cuatro horas de vida activa y veinte horas de sueño, con la condición de que luego pueda recordarlos; porque el sueño sólo existe por el recuerdo que lo acaricia.

…Adoro los sueños, aunque mis sueños sean pesadillas y eso son las más de las veces. Están semabradas de obstáculos que conozco y reconozco. Pero me es igual… Esta locura por los sueños, por el placer de soñar, que nunca he tratado de explicar, es una de las inclinaciones profundas que me han acercado al surrealismo” Luis Buñuel

Esta muestra, curada por María García, Carmen Parra y Enrique Villaseñor, reúne imágenes de los archivos de Héctor y María García, de Alberto Gironella y Enrique Villaseñor, junto con fotogramas extraídos de la película “los Olvidados” como recuerdo y homenaje a un gran cineasta que fue también un gran amigo de los artistas cuyas obras protagonizan esta exposición.

Están todos invitados a la inauguración que se llevará acabo este jueves 27 de octubre a las 19:00 hrs. en la Fundación Héctor García, calle Cumbres de Maltrata No. 581, entre Isabel la Católica y Eje 5, en la  Col. 2da del Periodista en la Ciudad de México.


“Interrupciones” se presentó en la Universidad de Monterrey

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tal y como les anunciamos, la muestra “Interrupciones”, de Esther Ruiz & Itziar Garaluce, viajó a la Universidad de Monterrey con motivo de Fotoseptiembre 2011 y de la 1ª Feria Internacional UDEM, que ha contado con España como país invitado. Este puzzle de imágenes y sensaciones se desplegó en el hall de Rectoría con gran éxito de público entre los estudiantes que se acercaban a conocer el proyecto. La muestra fue acompañada de una conferencia dada por Itziar Garaluce, donde los estudiantes tuvieron la oportunidad de compartir sus puntos de vista con una de las jóvenes artistas haceras del proyecto.


La OCEMX les invita a la inauguración de sus proyectos en Fotoseptiembre 2011

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Inicia con el mes que lleva su nombre esta bienal que concreta un programa de exposciones excepcional en todo México. Desde 1993, Fotoseptiembre se ha convertido en uno de los referentes más importantes de la fotografía en México, que cumple en este año con su décima edición, continuando un modelo cuya permanencia y viabilidad se basan en la colaboración entre la comunidad de fotógrafos y artistas, la sociedad e instituciones culturales tanto nacionales como internacionales, las cuales, desde el primer festival, se sumaron entusiastamente a la convocatoria del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes a través del Centro de la Imagen para realizar de manera bienal el mayor festejo de la fotografía en América Latina.

Este año la OCEMX participa presentando tres exposiciones en Ciudad de México y una en Monterrey. En Ciudad de México podrán verse los trabajos ganadores de nuestra I Convocatoria OCEMX de Fotografía:

Epifanía de Ana Fernández, se presentará en el Ateneo Español

Desierto interior de Álvaro Sánchez-Montañés se exhibira en el Espacio OCEMX

Kids de Jorge Fuembuena podrá visitarse en el Centro Cultural de España

Además, viajará a la Universidad de Monterrey nuestra primera exposición producida íntergramente por la OCEMX:

Interrupciones de Itziar Garaluce y Esther Ruiz se exhibirá con la presencia de Itziar Garaluce en la Rectoría de la UDM.

Por ello, la OCEMX tiene el gusto de invitarles a la inauguración y presentación pública de todos ellos, el próximo viernes 2 de septiembre en las instalaciones del Ateneo Español, en la Calle Hamburgo nº 6 de la Zona Rosa, en la Ciudad de México, a las 19:30 hrs.


“Desierto interior” de Álvaro Sánchez-Montañés en Fotoseptiembre 2011

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El fin de la I Guerra Mundial supuso el cese de la explotación de las minas de Kolmannskuppe, en el desierto de Namibia, que habían sido, durante más de dos décadas, uno de los asentamientos más florecientes del África meridional. En aquel tiempo de esplendor, los colonos alemanes que administraban las minas construyeron peculiares residencias evocando las de su Baviera natal, tanto en la forma arquitectónica como en la decoración. El cierre y la marcha de los habitantes llevaron a Kolmanskuppe a convertirse en una ciudad fantasma engullida por la arena. En la serie Desierto interior, Álvaro Sánchez-Montañés se adentra en esas casas abandonadas al desierto para descubrirnos el hechizo sereno que habita sus estancias.

Hay en estas imágenes una elocuencia inmediata que hace prescindible toda  referencia histórica. Los interiores retratados constituyen un universo propio ajeno al exterior y su contexto; podríamos estar en cualquier lugar –desértico- del planeta. O tal vez en ninguno: cuesta creer que tan alucinante paraje se sitúe en un mapa que no sea el de los sueños. En todo caso, aunque exista físicamente, la mirada del artista nos señala el tránsito entre ambos mundos, el paso del testimonio fotográfico a la captación personal y sensible de lo fantasmagórico.

Al margen de la impresión estética, a la que resulta difícil sobreponerse para verbalizar lo que se está contemplando, puede definirse un tema, un motivo evidente: la relación entre civilización y naturaleza. Si el estado de abandono de las casas sugiere la decadencia de la primera y el triunfo de la segunda, que impone su empuje, el sosiego reinante revela un diálogo singularmente armonioso. La naturaleza no se muestra devastadora, brutal; se diría más bien que ha procedido a una reapropiación suave de sus dominios, respetando lo que de hermoso dejaron los humanos. En el armisticio, las dos fuerzas se compenetran para ofrecernos un espectáculo majestuoso.

El efecto de ensoñación predominante nace de la combinación imposible de elementos. Los encuadres del autor se superponen a los que proporcionan marcos y cenefas para conformar fondos de imagen con áreas bien delimitadas. En esta composición tercia lo amorfo, las lenguas de arena que serpentean en primer plano dislocando la cómoda percepción de lo rectilíneo. Mirando más de cerca, asistimos perplejos a la inversión de esa dialéctica: en las paredes desconchadas y la madera raída aparecen figuras informes, caprichosas; y, en la masa arenosa depositada, se aprecian diseños geométricos, que son también accidentes geográficos, picos, laderas, cráteres. La naturaleza reivindica así su superioridad, por la civilizada vía de la persuasión, demostrando que nuestros conceptos estructurales los extraemos de ella, que en ella está no sólo el caos, sino también el orden.    

El juego cromático de las fotografías, con su delicado equilibrio, contribuye a afianzar la sensación de irrealidad, igual que, en un sueño, la identificación de un elemento nítido e inteligible ayuda a asimilar el desvarío, a aceptar su lógica propia. La paleta de ocres y verdes y azules cálidos empleada por los decoradores refleja e invita a imaginar los colores dominantes en el exterior, los de la arena, el cielo, el mar cercano, y los recrea en las paredes. La irrupción del desierto no desbarata la armonía de la gama, que contiene ya el matiz de la arena. El contraste necesario lo proporcionan los blancos de puertas y techos, derramados también por la parte alta de los muros; de nuevo aquí, la intervención del artista escogiendo un momento del día, una intensidad lumínica determinada, acompaña y enriquece sin estridencias la blancura, que estalla en las maderas iluminadas, se posa a capricho en ciertas superficies, o atraviesa la escena en haces de luz densos de polvo.

El protagonismo del color y la quietud suspendida de las imágenes les confieren un aire intensamente pictórico; combinado con la sensación onírica, las primeras referencias visuales que nos vienen a la mente son las de la pintura surrealista. Una de las últimas fotografías, oscura en el lado derecho, con una pared azul sembrada de manchas blancas como nubes al fondo, una puerta que se abre al fulgor a la izquierda, y una duna picuda enana en primer plano, suscita el recuerdo casi inmediato de Magritte. Savinio, pintor metafísico italiano, tiene una serie de cuadros en los que, en un noble salón decorado con estilo semejante, extraños juguetes sobrenadan en un mar ondulado que inunda la habitación hasta media altura. En general, la aparición inesperada, inquietante, de fuerzas y seres de la naturaleza en ámbitos típicamente humanos, es una de las señas de identidad de la atmósfera propia del surrealismo.

Borges decía que la inminencia de una revelación que no se produce es, quizás, el hecho estético. En esta serie de Álvaro Sánchez-Montañés, se percibe una absorbente sensación de inminencia, la del movimiento, como si el estatismo, por imponente y eterno que parezca, estuviera a punto de quebrarse, como si se tratara de instantáneas que congelan una intensa actividad de las cosas inertes. Las perspectivas en profundidad y las formas impresas en la arena crean un efecto dinámico en el que ésta fluye convertida en torrente, en cascada, en oleaje. Según el punto de vista escogido, unas veces seguimos su avance en tromba a través de los zaguanes hasta las salas contiguas; otras, la vemos irrumpir hacia nosotros, anegando la estancia donde nos encontramos.

No sólo el desierto se mueve. Las puertas en distintas posiciones –de par en par, cerrada, entreabierta- y, sobre todo, la relación coordinada entre ellas, articulan una coreografía quieta pero perceptible, en la que detienen la marea arenosa, se vencen y dejan paso al flujo, o lo acompañan y distribuyen con elegancia sincronizada. La secuencia misma de la serie describe un movimiento concatenado, que comienza con una puerta casi cerrada, por cuyo resquicio pasa sin embargo la arena invitando a seguirla, y termina con una vista exterior que nos saca del sueño al mostrar una estructura maciza y gris nada reveladora del asombroso paisaje que encierran sus muros.

Desierto interior resulta en fin un recorrido por espacios interiores ruinosos pero rebosantes de vida sensible, donde la materia prima y la materia elaborada combinan sus encantos de forma y color en un baile ilusorio cuya cadencia fija la cámara, bajo la apariencia de una belleza impasible.

Ciro Arbós

La muestra podrá visitarse a patir del 1 de septiembre en el Espacio OCEMX, situado en la Ave. Horacio 712, en la Colonia Polanco de la Ciudad de México, hasta el 31 de octubre de este año. 


“Arquitectura de resistencia” comienza su andadura en el Espacio OCEMX

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Resultado de la I Convocatoria DEL PLANO AL CUBO, formas y procesos en el espacio físico, los artistas español Nicolás Combarro y  el artista mexicano Goethe David Pontón presentan en el Espacio OCEMX la exposición “Arquitectura de resistencia”, curada por Eder Castillo. Este proyecto está inspirado por las autoconstrucciones realizadas en todo el mundo con especial atención a México y España, como imagen de las estrategias de resistencia de las capas sociales más desfavorecidas para hacer frente al problema de la vivienda con sus propios recursos, utilizando materiales heterogéneos entre los que destaca la madera, el adobe y  los bloques de hormigón o “tabicón”. La exposición parte de una investigación interdisciplinar en la quedestaca un nutrido acervo fotgráfico que desde aquí queremos invitarles a visitar:  www.arquitecturayresistencia.com

La muestra estará abierta al público en el Espacio OCEMX (Horacio 712, P.B., Polanco) hasta finales de agosto, de lunes a viernes de 10:00 a 15:00 horas.


La Galería OMR inaugura este sábado “Un horizonte falso” de Alberto García-Alix

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Galería OMR, en colaboración con la OCEMX y el Centro Cultural de España en México,presenta este sábado 28 de mayo fragmentos selectos del gran cuerpo de fotografía del artista español, Alberto García-Alix, Premio Nacional de Fotografía en 1999, en una exposición curada por Nicolás Combarro. Formatos rotundos, retratos en su mayor desnudez, primeros planos que no dejan posible salida y paisajes que nos trasladan a realidades paralelas registran la poética de la imagen vista desde el ojo del artista. Su trabajo, siempre íntimamente ligado a su vida y experiencias personales, refleja de manera cruda aspectos marginales de la sociedad y muestra una profunda comprensión del retrato y la composición. A través de juegos de luz, sombra y texturas que se mezclan con contrastes sociales, García-Alix se desafía a sí mismo como fotógrafo al ser tanto narrador como protagonista de su obra y, al mismo tiempo, desafía al espectador, quien funge como testigo, y en ocasiones Voyeur, de escenarios que constantemente cuestionan tabúes del cuerpo, la sexualidad y las drogas. Así mismo, el fotógrafo se presenta como coleccionista de sujetos, situaciones y vidas, y el diálogo que genera con los personajes retratados le permite establecer una comunicación que logra sobrevivir al paso del tiempo, siempre reflejando el espíritu de rebelión de una generación. García-Alix es uno de los nombres más importantes en la fotografía europea contemporánea, con exposiciones individuales desde 1981, entre ellas una retrospectiva titulada De donde no se vuelve en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid en el 2008. El film homónimo se proyectará en el Centro Cultural de España en México a partir del jueves 2 de junio del 2011 a las 7 pm., pero la muestra se abrirá al público el próximo sábado 28 de mayo, como parte del Corredor Cultural Roma-Condesa


El Centro Cultural de España en México inaugura “The Last Passenger” de Óscar Carrasco

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La obra se presenta del 17 al 24 de mayo en la Galería del Centro Cultural de España en México, en colaboración con la Oficina Cultural de la Embajada de España en México y la Galería Luis Adelantado México (OCEMX), en el marco del Programa para la Internacionalización de la Cultura del Ministerio de Asuntos Exteriores, dedicado a la promoción de los nuevos valores emergentes del arte contemporáneo español. Se trata de una obra de video monocanal que forma parte del proyecto “The Last Passenger”, proyecto que puede visitarse simultáneamente en la Galería Luis Adelantado México: “Una perturbadora visión infrarroja que nos adentra en un cementerio de coches, en un recóndito bosque de las Ardenas. Vértigos de luz, tránsitos, cadencias metálicas y adioses fusionados en una sola música reminiscente, en un simulacro de lo finito. El autor ensaya con devoción en la obscuridad otro código temporal de un paisaje en fuga. Es el paso del tiempo que nos mira a los ojos entre tinieblas.”

Hoja de sala CCEMX