Sitio dedicado a los proyectos fotográficos de la Oficina Cultural de España en México

INTERRUPCIONES de Itziar Garaluce y Esther Ruiz


Frente al espacio visual continuo la fotografía propone una ruptura. Estos breves abismos de la mirada enlazan o distancian experiencias entre lo privado y lo público. Ausencias y presencias se combinan de este modo en la imagen final a través del espectador y de las prácticas de representación, dando lugar a pequeños relatos cuyo sentido se sitúa en espacios fronterizos. Los límites difusos entre aquello que vemos y aquello que sentimos acontecen únicamente en ese instante donde autor y observador coinciden y se mezclan hasta desaparecer.

Estas imágenes discontinuas, constantemente interrumpidas, han viajado a lo largo del tiempo desde el objeto a la pantalla. Ahora, cuando la fotografía ha traspasado las salas de cine y se halla inmersa en esa nueva ventana al mundo que es la Red, resulta atractivo explorar el camino inverso e investigar qué supone saltar de la pantalla y regresar al objeto, qué implica abandonar la inmovilidad del usuario e invitarle a desplazarse en un espacio tridimensional.

Para ello las artistas realizaron una selección de 15 imágenes de su propio archivo que compartieron en línea como única carta de presentación. Al ser dos desconocidas que además habitan ciudades diversas, París y México, ambas se convertían al instante en espectadoras ajenas de un conjunto de fotografías cuyos orígenes desconocían.  La muestra es el resultado de estos itinerarios donde confluyen en silencio miradas y relatos.

El espacio expositivo recupera la responsabilidad del montaje y se convierte en un laboratorio de experimentación donde el encuadre fotográfico y la secuencia cinematográfica conviven, detonando dos propuestas muy diversas que comparten entre sí la representación de una distancia a través de la cámara.

Las sensaciones resultantes quedan entonces en suspenso, inmóviles sobre el muro, siempre a la espera de un nuevo visitante que acepte el juego del encuadre con el sentido y se disponga a recorrer una experiencia llena de obstáculos y distracciones intuidas de antemano.

“Ahora piensa: un piano. Las teclas comienzan. Las teclas terminan. Tú sabes que son 88, sobre esto nadie puede engañarte. Ellas, no son infinitas. Tú, eres infinito, y dentro de aquellas teclas infinita es la música que puedes hacer…”

Novencento, Alessandro Baricco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s